RAM 2007, concierto y eventos

Soy miembro de una asociación internacional que se llama Mensa, que creo que es la primera vez que nombro en este blog. Hace unos días, este club organizó unas jornadas de retiro espiritual en Los Ángeles de San Rafael, localidad cuyo precursor fue Jesús Gil, y allí, entre otras muchas actividades, el grupo musical con que contamos nos regaló con un concierto. En la foto de arriba puede verse a este que suscribe, y a mi amiga Monste (alias almuric), flanqueando a la teclista de la banda, Tereixa (alias Fantine), tocada con mi tricornio y vestida de zorrón berbenero. Las dos tienen un polvete. Koke cielo, si lees esto es broma para la demás gente.

He aquí a la galleguiña cantando, con el tricon·nio, y con una bandera galega que he de informar que llevaba en el centro una vaca lechera autóctona de las tierras del Noroeste de nuestra península.

Aquí estamos de femenino a masculino y de izquierda a derecha; Marta (Pucky), Carlos (Avestruz) y misco (Lumen Dei).

Entrega de premios ante un respetable público de superdotados intelectuales. Hay gente con miedo escénico, yo de lo que tengo miedo es de que me quiten el micro y el público.


Y acabamos esta entrada con mi entrega a Su Proctinencia Reverendísima Andreu Comadelasjuncosas (fundador y decano de la Iglesia de la Proctomancia) de su primer premio por el concurso de fotografía de viajes 2007, cuando, en vivo y en directo, traté de morrearle como tengo por costumbre con toda la gente que me cae bien.

Ni forzando la sonrisa

A petición de una amiga, me he mercado este tocado; vaya, que de la manera que sea me he agenciado un tricon·nio, y me he sacado algunas fotos con la susodicha prenda -aerodinámica donde las haya- colocada poloarto de la cabeza, y nada, que por más que me he esforzado no ha habido suevos de esbozar siquiera la más leve sonrisa debajo de su brillante charol.
Lo que sí me han dado ganas es de sacudir dos hostias a mano abierta a alguien (no importa a quién), hasta que me lo he quitado, y, por cierto, ¿por qué te vas de este blog tan deprisa?, ¡saca ahora mismo tu documentasión!, o te interrogo de arriba abajo.
Agente Trebujena

Con agua del Jordán

Hace pocos días, Koke y yo asistimos al bautizo de la hija de mi amigo Roberto, a la que podemos ver en la foto de arriba junto a su papá y Laura, su mamá.

El evento se celebró en la Sagrada Familia, una iglesia muy famosa de Barcelona que actualmente está en obras porque va a ser atravesada por un tren de alta velocidad, o bueno, puede que sea porque es de un estilo tan modernista que hay que esperar a que llegue el futuro para verla acabada.

Aquí estamos un grupo de asistentes al sacramento, o mejor dicho al convite ulterior, que se celebró en una reputada repostería del centrísimo de la Ciudad Condal; además de otros parteneires, en la foto me flanquean Koke y mi amigo Santi, dos de cuyos hijos, Lluís y Ulishka, protagonizan la instantánea de debajo. Ella es tan rubita porque nació en Rusia. Así de quietos y tranquilitos estuvieron durante el rito litúrgico, aunque yo contribuí a su gamberréo sacándoles fotos y haciéndoles coña, o sea que tampoco me porté muy bien, aunque salí a la zona del altar a leer algunas preces y salmodias.


La vez anterior que asistí a un bautizo fue en Bruselas, y yo, que era el padrino, estaba sentado junto a la madre que sostenía a Eva en su regazo, con el cura oficiando en francés a un metro escaso de nosotros, cuando de mi ahijada, fluyó la madre de todos los pedos, con un estrépito que se diría procedente de la misma Caverna de Eolo.

El reverendo dijo que eso significaba que todo funcionaba bien en aquella niña, pero yo, por lo bajo, susurré en español que ese era mucho pedo para uno rorro de apenas mes y medio, que tenían que haber sido el padre o algún abuelo. Casi reventé la ceremonia con la de risas incontenibles que se desataron.

La níñita de Laura y Roberto fue sin embargo una modosita y creo que sólo lloró un pocito al bañar su testa agua traída del mismo río Jordán (según aseguró el cura).

A Berlín pastoreees, a Berlín corriendooo...

Esta foto, como las otras dos de debajo, ha sido tomada hoy, disisái de noviembre, en la Plaza de Catalunya, el corazón de Barcelona. Se conoce que se celebra alguna fiesta porque pone en idioma catalán "Felices Fiestas".

Este ornamento está al principio de las Ramblas, una de las calles más turísticas de este ramal de la galaxia, y parece indicar que algo se está conmemorando estos días en este lugar, ya sea el barrio, la ciudad de Barcelona, la CCAA de Catalunya, el Reyno de España, la Unión Europea, o acaso el planeta todo.


Pero ya el cagasen es cuando subiendo por la Calle Pelayo nos encontramos con este ornamento; que sí, sin duda nos indica que celebramos algo.


No quiero pensar, por lo absurdo, que ese "algo" sea la Natividad de Rabbí Jesús de Nazaret, fundador de la Secta Vaticana que goza de gran implantación en el mundo occidental, pues estos adornos -sí amigos- llevan ahí nada menos que dos semanas, ósea (de hueso), desde el mes de octubre; lo que en teoría debería descartar una conmemoración que ha de tardar casi dos meses en llegar.


Asqueado por cosas como esta, el día veintidós de diciembre, Buda mediante y si la climatología lo permite, junto a Koke y dos amigos despegaremos hacia Berlín, para pasar esos días en un lugar en el que además de hacer frío, no celebran la Navidad durante tres meses, como ocurre aquí, sino sólo cuando toca y como toca. ¿Soy el único al que le produce acidez ver adornos de Navidad por las calles ya en octubre y hasta casi febrero?


Hace unos años las cosas eran más normales, y hasta se escuchaban villancicos, que eran horripilantes, sí, pero era lo que tocaba escuchar, no discos del Bisbal, que hacen desear el holocausto nuclear. En fin; "A Berlín pastoreees, a Berlín corriendooo...".


Fer

Verboten?

Curiosas las cosas que podemos llegar a encotrar prohibidas en algunos lugares, siendo obvio que si alguien dictó la prohibición, es que algún desarreglo en el funcionamiento de las cosas la hacía necesaria.
¿Qué quedó de aquel "Prohibido prohibir" de los años sesenta's del pasado siglo?, admoniciones como la de ese cartel nos hacen pensar que aquel mundo de puertas abiertas y amores libres quedó, más o menos, como la pubertad del protagonista de la canción "Celos de mi guitarra":
"No puede ser, mi adolescencia pasó,
dormida está como un niño,
entre unos libros que nunca aprendí,
recuérdame, y vive tus quince años,
yo te prometo soñarlos....adiós"

En fin, disquisiciones aparte, lo cierto es que a los amigos con los que iba y a mí, nos llamó singularmente la atención ese "no acompañados", por las posibilidades de conjugación que ofrece el verbo prohibir en el caso de que sí lo estuvieren.
Lumen Dei

Cardona: no sólo hay minas de sal en Siberia

Hace aproximadamente un mes vistamos con un grupo de personas las minas de sal de Cardona, en la Cataluña profunda. Así me sacudí la idea de asociar siempre ese tipo de prospecciones con Siberia en general, y con Irkustk en particular. En la foto aparece Koke, en una galería de la mina, junto a Paquita Cardona, en la que concurre la casualidad de llamarse como el pueblo que visitábamos, y el hecho de que este fin de semana pasado se comportó con gran amabilidad con nosotros, pues es ibicenca y nos trasladó siempre que hizo falta por la hermosa isla que habita, sobre todo para ir y volver al aeropuerto. Así que he querido agradecerte tu gentileza, Paquita.


Como quiera que he recibido muchas fotos de la boda de este domingo, aprovecho para colocar esta de los novios; Nathalie y Josep Lluís. Lu parece resuelto a "consumar" prestamente su matrimonio dada su depravada actitud con esa lengua libidinosa y concupiscente.

En esta otra aparezco gratamente flanqueado por las tres mozas que integraban nuestro grupito de media docena de barceloneses. Por cierto que en el Airbus A-320 expenden unos sandwiches que están de muerte, eso sí, baratos no son, y más vale que la deglución de los mismos sea rápida, porque un vuelo entre Barcelona e Ibiza consiste en un aterrizaje y un despegue.

La boda de Lu2b3l en Ibiza

Josep Lluís decidió casarse con Nathalie, y claro, tenía que ser en Ibiza, ya que ni ellos ni nadie de su familia son de esa isla (Barcelona y Francia respectivamente)… y pallá que nos fuimos un grupo de amigos suyos, descendiendo de los cielos en un pájaro de hierro con cien ojos de cristal. En la foto: Marta, Myself, La Maravillosa cabeza Parlante de Carlos, el hojomeneado, Francesc, Rosa y Alba. Esta vez he puesto los nombres en lugar de los nicks, aunque el novio se hace llamar Lu2b3l. Lu apostató del catolicismo hace unos años. Yo le indiqué antes del evento que teníamos un regalo para él, que si podíamos acercarnos durante la cena a dárselo y decirle unas palabras.

Inocente como es, fuimos llamados en lo más solemne de la ceremonia con todos los honores para entregarle el agasajo, y loar su pasado y su presente claro, y de noche entre velas y luz tenue, a escasos cinco metros de las olas del mar rompiendo contra la costa, en un marco incomparable, le entregamos oportunamente envuelto y decorado con fotos de su desordenada vida de otrora por un lado, y de Natalie y Lu por el otro en su plácida vida actual, y tras un breve discurso que pronuncié tratando de contener las lágrimas (enseguida entenderéis porqué), esta maravilla, esta joya preciada que hasta echa luz, mecagüen el copón, que con los amigos no hay que escatimar en gastos ni en nada:
http://www.youtube.com/watch?v=AEQrpXCZUXY
¿La calidad del vídeo, decís?, hombreee, que lo filmé sin luz y con mi cámara de fotos, que es una maravilla y lo capta todo.

Y la boda discurrió feliz, con buena comida y bebida, sin incidentes y ¿ein?


¡Cariño!, creo que tú y yo vamos a tener unas palabras…

Mmmh… bueno, nada, no decía nada.

Hacia la madrugada llegó el arrebatamiento, como pone de manifiesto esta instantánea en que Francesc y yo acompañamos a Lu en una entrañable danza popular isleña. Sí claro, sonaba Heavy Metal. Nooo, no hubo nada más que alcohol aquella noche; aaay, los tópicos ibicencos.


La mañana siguiente descubrimos que existen vórtices de energía que pueden llevarnos al pasado más remoto, pues frente al hotel, con esa carita de cansada, está Kokelín delante de un sensacional SPAR, en el que adquirimos, entre otras vituallas de otrora, un pastelito Pantera Rosa.
Por cierto que la boda fue en domingo (anteayer), y la primera boda a la que recuerdo haber asistido en el día del Señor.

Nathalie et Lu, veuillez bien agréer l'expression de la notre plus grande amitié, et nous rejoindre bientôt ici a Barcelone, ou chez vous aux Pyrenees.

El mandril con inquietudes artísticas

El mandril es un animal que no tiene mucho (ni poco) de simpático, y no anima pensar que podamos proceder de él u otros antropoides similares. Los que habitan el famoso foso del Zoo de Barcelona no se dirían catalogables como animales particularmente brillantes o sensibles. Por todas esas cosas, un grupo numeroso de amigos y conocidos hemos adoptado su figura como epítome de singularidad (en el sentido que se desee interpretar).

Hace unos meses, Tereixa y Jambrina (que es el marido de Tereixa), pasaron unos días en la casa en que Koke manda y ambos vivimos, y me regalaron la fabulosa camiseta que llevo colocada en la instantánea. Esa noche recibimos a nuestros amigos una docena de miembros de una cofradía de adoradores nocturnos del Santo Grial del Cerebro Sobredimensionado.

En la foto, yo luzco feliz al mandril que se retrata lo que no puede verse, entre un Jambrina que cena con apetito, y Koke que charla con otra persona, indiferente a mis “intelectuales” actividades

Lo cierto es que ese fin de semana reímos mucho, y sin saberlo, Violeta la Burra, reputado/a artista/o de Barcelona, contribuyó a ello con su música.

De propina; he aquí la letanía fúnebre del mandril fallecido, que tanto entusiasmo despertó en Tossa de Mar hace ya casi un año, y descubierta -al menos para mí- por el Marqués del Villar de Huergo:

(no es un vídeo apto para mentes sensibles)

http://www.youtube.com/watch?v=_llVqOnrt1Y

Fer

Una bufanda viviente, de piel de pitón

Sí amigos, en la foto, con esa cara que pongo de angustia, temor e inquietud, sujeto rodeando mi cuello una serpiente pitón. Junto a mi cara puede verse la del simpático ofidio, que no os creáis, pesaba lo suyo, y posé con ella largo rato porque el fotógrafo la sacaba movida (a la sierpe no paraba de moverse).

Divertido como estaba yo en este lance, la mujer del dueño del bar -el "Museu", de Empuriabrava, L'Alt Empordà (Girona)-, se acercó para "tranquilizarme" al respecto de que si yo no hacía movimientos bruscos, no corría peligro; momento en que hice con la boca un ruido como el maullido de un gato que es atacado por un dobermann, y en un rápido gesto le coloqué los morros de la pitón a un centímetro de los suyos. Experta como pretendía mostrarme ser (el bicho era de su marido), ante mí sólo quedaron de ella las bragas y una nubecilla de polvo en el aire, porque desapareció como los personajes de F. Ibáñez en sus tebeos.

La bicha era como tener una bufanda de piel, que al estar viva además te va haciendo un masaje. Eso sí, la sujeté con las dos manos, porque estos animales tienen cierta querencia a que sus masajes consistan en abrazos al cuello, digamos... de excesiva efusividad.

Observad que todo cristo se apartó bastante de mí, y fijaos en el ser que se ve a mi derecha en la foto, sentando/a en la barra del bar, mirando a la cámara y sonriendo. Tiene cara de tío, pero lleva falda y zapatos de tacón, ¿qué será eso?, en fin... ¡Ah!, eso oscuro que llevo sobre la cabeza es pelo, la foto está tomada a finales de los ochenta's del pasado siglo, y además, si la pelusilla del tarro me la dejo larga y me la anasagastizo convenientemente, puedo parecer un no-calvo.

¿Vienes a jugar con nosotros?

Suelo aparecer sonriente en todas mis fotos de la infancia, bueno, en casi todas. Lo cierto es que no sé qué había ocurrido el día en que fue tomada la instantánea de arriba; tal vez se había muerto un pariente, o quizá a algunos de mis primos y vecinos nos había invadido esa especie de aura inquietante que rodea a los niños en las películas de terror.
¿Alguien recuerda una película de miedo sin niños que den mal rollo? Fijaos en el mayor, mi primo Javierito, mirad la expresión de su cara, ¿guardará una colección de cadáveres en alguna parte?; ¿y qué me decís de mis vecinitos de la derecha del todo?, con esas dos caritas de Cottolengo del Padre Alegre o de la España profunda. ¿En qué centro cumplirá ahora condena Valentín, al que se le ve sólo media cara?
Empero, detrás de mí, mi prima Sara sujeta en brazos a su hermanita Chelo. Era realmente guapa mi primita Sara, aaay (profundo suspiro...). A la izquierda está Martín, un verdadero llorón, un quejica, no sé la de veces que le tuve que sacudir para que dejase de llorar, sin éxito. Por supuesto le dije que los reyes magos no existen, y que él era adoptado (él no era adoptado, pero se lo creyó MWAHAHAHA!!!).
Pero de esta foto, sinceramente, lo que me produce desasosiego cada vez que la miro, es la manera en que me miro yo desde ella. Qué cara de... no sé, como poseído, o algo...
En la puerta abierta de la izquierda, en ocasiones parece percibirse como una cara en la penumbra, pero no siempre.

¿Quieres venir a jugar con nosotros?
Fernandito

A veces pasa la vida... desapercibida

El pendejo de la izquierda soy yo, a mi derecha está mi primo Pedro, y más a la derecha hay una moza... ¿podéis creeros que no me fijé en ella ese día?, ¿pero cómo una chica con un bikini tan bonito pudo pasarme desapercibida?, a veces pienso que "desapercibir" tiene que ver con la condición de percebe.

Es sorprendente cómo las fotos de nuestras vivencias pasadas, como ese día en la playa, nos hacen evocar otros tiempos, e incluso desear introducirnos en la propia imagen para recrearnos de nuevo en las experiencias pasadas, y apreciar con más detalle lo que tal vez nos pasó por alto pese a tenerlo tan cerca.

Koke me acaba de fulminar con la mirada el occipucio -que se halla ubicado en la cabeza-, por lo que voy a acabar ya esta entrada, en la que tenía previsto extenderme más. Bueno, a según qué edades, como la que presento en la foto, tampoco puede uno extenderse mucho en según qué aspectos.

Fer

La entrada a otra dimensión

Mira la entrada de esta casa, mírala con detenimiento hasta que creas ver cosas moverse. Imagina que entras en ese lugar, y que pasas ahí la noche. Te aseguro que esa casa es, toda ella, como la entrada.

A veces las cosas antiguas nos retrotraen al pasado, a la infancia, a momentos felices y sosegados. Otras veces, empero, hay cosas de antes que pueden causar, a según quienes, un cierto desasosiego. Dime, ¿dormirías dentro de esa casa?, ¿bajarías a esa entrada con un candelabro a ver qué ocurre si escuchases ruido y no hubiese luz?

Esa foto es del mes pasado, y esa mansión está como cuando la construyeron, decoraron y amueblaron. Pulsa si lo deseas para verla con detalle. En la casa han nacido y muerto varias generaciones de personas de una misma familia.

¿Quieres pasar?, yo te invito, aunque la casa no sea mía. Se come bien, y se duerme... cuando se logra conciliar el sueño, porque es que en las casas viejas hay muchos ruidos, ¿sabes?, sobre todo de noche.

Mi primer tigre



Para mí era un michirrín, un gatito pero más grande. La sonrisa plácida con que lo tengo sujeto muestra que yo no era consciente de en qué cosa se iba a convertir Javi algún tiempo después, porque mi tigrecito se llamaba Javi.

Al tenerlo encima ronroneaba, como un motorcito, pero tan fuerte que sostenerlo, o estar tumbado con él encima, equivalía a una sesión con un fisioterapeuta o fisiatra, por las vibraciones. Se le oía ronronear desde la otra punta de la casa, y mira que la casa era grande. Su tacto era suave, agradable, calentito. Y maullaba, ya que faltaba mucho para rugiese, yo nunca le oí rugir de hecho. Sí lo utilicé como almohada y como cojín, y él a mí como amamantador, pues le di el biberón.

No cabe duda de que los sesenta’s profundos del pasado siglo conocí muchas de mis primeras cosas, incluidas las primeras pajuelas, que decían entonces los curas que perjudican la vista –como supongo que aún dirán ahora con más discreción en sus círculos íntimos-, y debe ser por mi solitaria y precoz afición que soy miope, o quizá no.
La caca de Javi olía mú malamente, como dice Imperator de uno de sus gatos parecía que cagase plutonio. Pero pocas cosas más placenteras que jugar con un gatito que, como puede verse en la foto, era casi tan grande como yo, y en cambio era un cachorrito.

Mi primer coche; la invención del comunismo

Luego hablan de Hamilton y de mi tocayo Alonso, pero lo cierto es que yo tuve coche a una edad muy tierna, tanto es así que ni motor se atrevieron a colocarle, que a pedales tenía yo que subir las empinadas cuestas de mi pueblo.
Los primeros días después de que alguna deidad misteriosa -creo que los Presidentes de la República Mentalistas de Occidente, o algo así- me regalase altruistamente el vehículo de la foto, uno de mis amigos me pidió conducirlo, y ya sabemos que los niños, recién recibido un presente, somos remisos a compartirlo.
Era Valentín, y me advirtió que si no le dejaba mi coche, él no me dejaría su pelota. Así descubrí que existían diferentes tipos de pelotas, pues, en principio, no podía entender que comparase el imponente deportivo que podéis ver con una bola de goma hinchada de aire.
Más de cerca me percaté de que su bola era muy grande, pesaba mucho, olía muy bien, como a piel, y tenía una curiosas costuras que conformaban figuras geométricas... ¡Valentín tenían un balón de reglamento!, ahí es nada; dos juguetes poco usuales en la Navarra profunda de los sesenta's.
Así pues, yo chuté fuerte contra los cristales, y él condujo rápido por las bajadas, e inventamos el comunismo. Luego cuentan historias de rusos, judíos, alemanes; que si Marx, que si Lenin... ¡leches!, el comunismo colectivista lo inventamos Valentín y yo.

Mi primer globo; cosas efímeras

En realidad no sé si ese de la foto sería el primer globo que tuve, y supongo que no, pero sí es el primer globo con el que aparezco fotografiado, y hasta me recuerdo jugando con él aquella tarde, allá por los sesenta's del pasado siglo, cuando nadie sabía que Elvis Presley sería dotado de una nueva identidad por la DEA y ocultado de la vida pública, cuando Minoru Yamasaki aún no había diseñado las torres gemelas del World Trade Center de Manhattan, y por tanto no cabía imaginar cual sería su fin.

Es gracioso, yo jugaba con un globito, y ni siquiera existía el proyecto para edificar el símbolo de nuestra civilización, del que hace ya más de un lustro que no quedan ni los cimientos, y mientras tantas otras personas seguimos jugando con todo tipo de cosas. Es curioso lo efímeras que pueden resultar cosas monumentales, hercúleas; y cómo en cambio cosas tan insignificantes como un niño jugando con un globo, puede sobrevivirlas.

En realidad son las personas y los recuerdos los que sobreviven, son por tanto más poderosos e indelebles que los objetos materiales, que pese a su apariencia, son efímeros como los globos de los niños. Quiero acabar esta entrada mandándole un besito en los morritos al Coloso de Rodas, no sé qué me lo ha hecho recordar.

Peace of mind

To choose one’s victim, to prepare one’s plains minutely, to stake an impeccable vengeance...

...and then to go to bed, there is nothing sweeter in the world.




Matilda

El delicioso ratpen... eeeh, perrito de raza carlino que muerde mi dedo en la foto de arriba, es Matilda, la nueva miembro de la familia Pedrosa, que hemos acudido hoy a buscar, acompañando a su nuevos padres, a la localidad aragonesa de Rajoy... no perdón, Fraga; en la provincia de Zaragoza (creo, o puede que sea Huesca).

La perrita ha hecho las delicias de Koke, pues le encantan los bichines y la ha mimado, sobado y besado hasta la saciedad. Koke llama "pititi" a los perritos de reducidas dimensiones, a todos en general, por lo que durante la comida todos le llamábamos así. La verdad es que muerde fuerte la joía, aunque se ha portado muy bien durante los casi doscientos km de viaje de vuelta a Barcelona.
Aquí puede verse a los orgullosos progenitores en el momento de serles entregado su greml... rtjem, su deliciosa perrita Matilda, que forma ya parte de nuestra tribu, y esperamos que ponga saludables y descomunales ñordos para admiración de todo el vecindario.

Bienvenida pues, Matilda.

El tío Fer

Sensaciones asturianas

Hemos pasado la primera semana de septiembre en Asturias, en la casa que mi amigo Manuel (Marqués del Villar de Huergo, primera foto) tiene en un pueblecito del concejo de Nava. Es un antiguo lagar –donde se hacía la sidra-, muy bonito y acogedor (segunda foto), ubicado en mitad de la espesura agreste y profunda, con unas vistas increíbles desde todas partes, y donde de noche sólo se ven las estrellas y no se oye absolutamente nada. De hecho, la gente de ciudad creo que lo pasa reguleramente en sitios así.
La foto de Koke está tomada desde la casa, y la última, en que aparecemos Rubén, Manuel y yo, también. Ello puede dar una idea de lo tranquilo, silvestre y frondoso del entorno. Hemos pasado unos días muy placenteros las tres parejitas.

La noche que llegamos, nos recibió en la carretera un mapache, que caminó delante de mi coche bastantes metros. Hay que decir que desde Nava hasta el pueblecito la carretera de unos seis km. no es mucho más ancha que el coche, llena de curvas y engullida literalmente por la vegetación. Koke me hizo parar y se bajó para llamar ar mapashito, que se subió a un montículo y no se marchó, pero tampoco vino.

Por las mañanas, la madre de Marigel, esposa de Manuel y amiga nuestra, nos traía tortas de maíz recién hechas y aún calientes, de maíz cultivado en casa, por cierto, allí todas las casas tienen grandes fincas anejas.

Como siempre que vamos a Asturias hemos visitado lugares bonitos y pintorescos, pero me quedo con la paz de estos días, y con la felicidad de compartir buenos ratos con buenos amigos. Bué, también me quedo con las recetas aprendidas de Manuel; como las ñoclas a la plancha:

Y los “caracoles del Villar de Huergo”:

Ambas elaboradas en casa. Los caracoles picaban mucho. Vaya pinta resacosa y de macarras que tenemos en la foto de debajo, con la de años que hemos pasado juntos en embajadas y delegaciones diplomáticas. Mi camiseta es de Cálico Lúbrico, no de Cálico Electrónico, conviene aclarar las cosas.

Ir y volver

En varios bloses en visto un meme que es, en general, relanzado al magma cibernético, de manera inconcreta, para divertimento de los comunes. Se trata de explicar cinco lugares en los no he estado pero que me gustaría visitar, para después, hablar sobre cinco sitios a los que me gustaría volver; voilà:

Me gustaría ir a:

Israel. Es el país que más me atrae de los que no he visitado, y me gustaría pasar allí un tiempo, y conocerlo lo mejor posible. Cuando vivía en Bruselas solía pasar algunos domingos por la tarde en el barrio judío de Amberes, con sus tiendas y restoranes kosher, y sus joyerías; pero el estado hebreo es otra cosa, es salir del mundo gentil (en su concepto judío de "gentil"), para sumergirte el país del Pueblo Elegido.

La isla de Vancouver. Me gustan los bosques caducifolios, y en particular el bosque húmedo, con hojas tupidas y frondosas verde claro, musgo, helechos, duendes, ninfas, ondinas... el de la isla de Vancouver, en Canadá, es uno de los dos bosques húmedos que quedan en el mundo, y me gustaría visitarlo.

San Marino. Me fascinan los microestados, y ya conozco cinco; Liechtenstein, Malta, Mónaco, el Vaticano y Andorra; sólo me falta San Marino, aunque tengo todos sus euros.

Pohnpei. También conocida como "Ponape", es la isla más grande del archipiélago de las Carolinas; antigua dependencia española que fue pasando de manos y siendo, alemana, japonesa, británica, estadounidense, y actualmente estado independiente; con Palikir como capital en esa misma isla. He leído mucho sobre ella, y la descripción más típica la perfila como la isla en que se podría encontrar a King Kong, pues pese a que es muy pequeña, en el centro hay una cordillera muy alta y frondosa, con forma de circo, donde podría vivir sin ser descubierto ni molestado el mismo Godzilla.

La Polinesia Francesa. El paraíso en los mares de Sur del Pacífico. Creo que iré con Koke en los próximos cinco años, y supongo que aprovecharé el viaje para visitar Pohnpei.

Me gustaría volver a:

París. Siempre quiero ir a París, y por fortuna voy con mucha frecuencia. Es posible que acabe viviendo allí, o para siempre o durante unos años. Rara vez voy ya a museos, sólo paseo con Koke, vamos a los cafés y brasseries de siempre, al Parque de Luxemburgo; jamás he estado en la periferia de París y es mi intención no entrar jamás en ella; nunca he tomado el metro en París, y mira que he estado veces -casi todas ellas con Koke-, me desespera el metro en lugares hermosos, te desplazas y en lugar de ver París, o Londres, ves mierda, literalmente (salvo en el metro de Moscú que es una obra de arte). Solemos desplazarnos por los veintidós arrondissements caminando, en coche, o en tásis.

Berlín. Es tan grande en superficie como París, Londres o Moscú, pero con sólo cuatro millones de habitantes; eso y su aire de malancolía y decadencia, debidos a la guerra mundial y la guerra fría, la hacen tremendamente atractiva, además de que es una ciudad muy bonita, ahora está muy bien arreglada, no tiene tráfico, y se come en ella de putis mater. En Berlín no hay más suevos que coger el metro.

Eslovenia. Es el país más tranquilo, verde, limpio y plácido que he conocido, en su conjunto, I mean. Pasear por el centro de Ljubjana (Liubliana), la capital, con sus canales, jardines, casas palaciegas; cenar en el restorán As, es muy agradable y produce manso sosiego en el ánimo.

Menorca. Me gusta la tranquilidad y la paz de la isla, sus playas similares a las del Caribe (que también me gustan mucho), su caldereta de langosta, la pomada -bebida típica de la isla a base de gin Xoriguer y limonada en vasicos chiquiticos-, y lo bien y de coña que se está en esa antigua dependencia británica.

Barcelona. En concreto al barrio del Eixample. Siempre quiero ir a Barcelona, aunque hace casi dos años que vivo exactamente donde acabo de decir (escribo esto desde el centro de ese barrio, y de hecho soy de Barcelona pese a que nací en Navarra), pero tengo la sensación de estar aquí de viaje y de vacaciones. En Barcelona tomo el metro casi cada día.

Besines a las chicas y abrazos a los chicos.

Fer

Un pantocrátor muy enrollado

A finales del mes pasado estuvieron por Catalunya, en una larga visita con tintes sobre todo culturales, dos amigos de Euskadi; Reyes y Jesús. En la foto aparecen los dos con Koke, Reyes coprotagoniza la imagen -tomada en el Museu d'Art Nacional de Catalunya http://www.mnac.es/ -, y Jesús es el realizador de la instantánea, muy bien centrada y enfocada como puede verse.
Pasamos muy buenos ratos con ellos, y se apuntaron también otros amigos de estas acogedoras tierras en que vivimos, preñadas de arte, cultura, historia, y buenos lugares en los que comer y beber.
Una de las obras más singulares que se guardan en ese museo concreto, es el Pantocrátor de Sant Climent de Taüll, que llegó a Barcelona tras un delicado proceso por el que fue, literalmente, enrollado sobre sí mismo tras extraerlo de la pared. Puede verse al pie de esta entrada. El mecanismo aproximado de enrollado es divertido y hasta sorprendente de explicar sirviéndose de un cigarrillo y un papel de plástico como ejemplos.
El emplazamiento actual de la obra permite que millones de personas puedan verla -sin que haya sufrido deterioro por el traslado-, pues su original ubicación en un templo románico, en lo más recóndito del Pirineo, hacía muy difícil visitar y dar a conocer una pintura tan destacada.

Anita de visita

Ayer sábado vinieron Ana y Kike a Barcelona, y nos echamos a la calle a hacer turismo. En la foto aparecen Ana y Koke con la ciudad de fondo, incluidos en la montaña, a la izquierda en el horizonte, la basílica que corona el Tibidabo, y la torre gigante diseñada por Norman Foster. Cuando acabaron la obra hubo su polémica, porque a algunos les parecía que quedaba desproporcionada en la Sierra de Collserola... más que nada porque la torre es más alta que la propia montaña.
Los turistas son algo consustancial a Barcelona en general, y en verano en particular, pero cuando vienen amigos o parientes de fuera observo que muchas personas que debo tomar por barceloneses, son en realidad turistas, sólo que no vienen del extranjero.
Qué bonito y señorial es el paseo de Gràcia, y qué espectacular es la casa Batlló de Gaudí. Eeeh... la verdad es que paso por delante de ella casi todos los días, porque vivo a tres manzanas y me viene de camino, y la miro con más detenimiento cuando la enseño y la explico, pero no me suele pasar desapercibida. A veces nos pasan las cosas desapercibidas, no sólo con cosas materiales. También ocurre con personas.
La foto parece simpática sin más, pero la verdad es que Ana nos estaba haciendo descojonarnos de risa a todos.
Había cielo nublado y viento racheado de componente Noroeste, inusual aquí; estado de la mar: marejadilla.

Los superhéroes y yo

El superhéroe, que ve su exponente clásico en Superman, nace en el cómic, y existe en modalidades y con aspectos y poderes cuasi infinitos en sus distintas variedades.
Cuando yo era pequeño leía, miraba y coleccionaba comics sobre todo para reírme y entretenerme, ahora, además de por esas razones lo hago por nostalgia. Me hacían reír Anacleto Agente Secreto, Mortadelo y Filemón, Astérix, los personajes de Disney de la colección Dumbo, y tantos otros, y me divertían Tintín y bastantes más. Pero los superhéroes al uso, los serios, no me han llamado nunca la atención; pese a conocer su obra impresa –sobre todo del Jabato y Capitán Trueno- y haber visto sus películas.
No sé si es su querencia a vestir leotardos, sus principios morales que suelen parecerme bastante estúpidos, su tendencia a parecer perfectos, pero la verdad es que no puedo evitar, siempre que veo o leo sobre superhéroes, ir a favor del malo. Bien, en realidad, muchos personajes magistrales del cine son villanos muy taimados que dejaron boquiabierto al espectador; desde los doctores Caligari o Lecter, pasando por el Nosferatu de Murnau (la foto de su sombra está siempre al pie de este blog), hasta Max Cady (Robert de Niro en “El Cabo del Miedo”), y tantos y tantos otros.

Ningún superbueno o superhéroe me ha motivado nunca. Bueno, hay uno que sí, el único personaje que me produce una cierta admiración. Es superhéroe porque le ocurren cosas a las que no sobreviviría ningún ser humano, porque vive cientos de aventuras en sólo semanas, porque salva al mundo, sale al espacio exterior, se enfrenta a extraterrestres, y tantas otras proezas más. Y me fascina porque dispone de una de las virtudes que más admiro: se la suda todo. Fuera de su familia, nada le inquieta, nada le preocupa, no tiene absurdas metas que conseguir, no tiene ridículas ideas sociales, religiosas, políticas o de otros órdenes que le mortifiquen con sus planteamientos. Sus necesidades son sencillas de cubrir, sus ocurrencias magistrales, sobre todo por la desfachatez con que se enfrenta a todo sin importarle nada.
Quienes hayan visto los Simpsons, y además les guste la serie, conocerán a Homer. Llevo un tiempo observando que están de moda –sobre todo en el cine- los superhéroes, y también en la blogosfera he podido ver multitud de encuestas y tests para catalogar a la gente en comparación con algunos de ellos. A fecha de hoy, el único superhéroe que considero como tal es Homer Simpson, y a los demás, con toda sinceridad, me gustaría verles en la vida real delante de una pareja de la Guarda Civil. O remodelarlos con una motosierra. Creo que empezaría por Spiderman, ese me produce gases.
PD. También me gustaría ver a Jessica Alba (de Los 4 Fantásticos) deteniendo al Vaquilla.

Mijn vlakke land - Le plat pays


En el centro de Bruselas existe un restorán muy típico, llamado “In’t Spinnekopke” (Ca la cabeza de araña en flamenco) donde la comida es muy buena, es un clásico belga escondido entre las callejuelas; esta es su página web, en la que se puede escuchar de fondo una canción de Jacques Brel que espero que os guste, titulada “Le plat pays”:

http://www.spinnekopke.be/baseAN.html

Esta es la letra de la canción, que como podréis ver los que conocéis la lengua francesa, sencillamente describe Bélgica sin nombrarla:
http://www.frmusique.ru/texts/b/brel_jacques/platpays.htm

Y como no podía ser de otra manera, he aquí la versión de la canción en el otro idioma belga –el más hablado, por cierto-, el flamenco:
http://www.xs4all.nl/~werksman/liedjes/mijn_vlakke_land.html

Ambas canciones pueden bajarse del e-mule cantadas por su propio autor en ambos idiomas, basta con buscarlas por sus títulos que son los de esta entrada.

A título anecdótico, he colocado una viñeta de “Astérix en Bélgica” con un guiño al cantante belga. En ella, abrumado el jefe galo por la verde llanura que es el país (eso significa el título de la canción), hace ese comentario que se puede leer pulsando en el dibujico de arriba para que se agrande, y recibe por respuesta -en francés en la edición original- este fragmento literal de la canción: “Le plat pays qui est le mien, avec des cathédrales pour uniques montagnes” (en este país llano que es el mío, con las catedrales por únicas montañas). Sólo se cambia la palabra “catedrales” porque claro, en el tiempo de Julio César aún no existían.

Por cierto que en ese cómic también aparece dibujado el propio Jacques Brel, en la página 39.
Fer

El juego de las ocho confidencias

Me pasan almuric y Fantine el relevo para hacer este meme, tarea a la que me entrego sin mayor dilación. Las reglas son las siguientes:
A. Cada jugador elabora con un listado de ocho peculiaridades personales.
B. Tiene que escribirlas en su blog junto con estas reglas del juego.
C. Tiene que seleccionar a otros ocho blogeros para pasarles el testigo e invitarles a jugar, y anotar sus nombres o el de su blog.

1. No sé qué responder, si me preguntan si soy navarro o catalán. Ni me preocupa ni me importa, dicho sea de paso.

2. No soporto el calor; no puedo, sencillamente no aguanto el sol en verano. El colmo de la felicidad climatológica es para mí un día gris, plomizo, y que de cuando en vez chispee un poco. También me gustan mucho las tormentas, claro, con sus truenos, relámpagos, rayos, y si se tercia alguna que otra centella; pero prefiero un cielo bajo, recio, gris. En dos mil uno pude elegir tres lugares para ir destinado durante un lustro a una embajada; Pekín, Ankara y Bruselas. Opté por la sosa y fría capital europea -pese que se trabajaba más y no se llegaba a la monstruosidad que se cobra en la capital china-, principalmente me decidió el clima… mmmh… bueno, y que Koke me dijo que a Pekín se iba a ir conmigo mi PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII madre.

3. Me gusta el otoño; en particular en zonas de flora caducifolia, donde a su llegada, las hojas de los árboles se ponen rojizas, ocre, amarillentas, y, pasado un tiempo, caen y hacen remolinos entre el viento, o al paso de los coches.

4. El barrio de l’Eixample, en el centro de la ciudad de Barcelona, es el mejor lugar que conozco para vivir, y es donde yo vivo. Pero el centro del mundo, el eje en torno al cual gira el Universo, es un punto ubicado en la Plaza de Saint-Germain-des-Près, equidistante entre la puerta de la iglesia del mismo nombre, y la terraza del café “Les Deux Magots”. París es la ciudad más bonita que existe y el lugar más hermoso para visitar.

5. Pedro Segundo, del Palmar de Troya, es el Papa único e indiscutible; Ratzinger es un impostor.

6. almuric y Fantine están bastante buenorras.

6 bis. Una cita: “Fulanito es amigo de las plantas, de los animales, de las flores, y de los subnormales”. Una de las frases más gloriosas que he leído este año, creo que era más o menos así, y la escribió una buena amiga mía. Opino que este es un mundo lleno de carencias, necesitamos higiene social.

7. La Côte d’Azur; tal y como yo estuve organizando para septiembre un viaje a Viena, para desde allí visitar Bratislava, Budapest, Praga, Dresden, Berlín, Eslovenia, el Tirol; lugares muy bonitos y pintorescos… pues Koke y yo nos iremos por esas fechas a la Costa Azul, porque los únicos hombres que mandan en su casa son los maricones, y no me refiero a los homosexuales. En fin, que he vivido en Francia y me gusta mucho ese país que, lo reconozco, no despierta en general simpatías, pero lo de mi señora es ya infame, vamos, que se cambiaría de nacionalidad sin dudarlo, y no, amigos, no es broma, prefiere Francia que España.

8. El rencor y el perdón; creo que sentir rencor es una de las cosas que más hacen sufrir a un ser humano, de igual manera que pienso que, perdonar, es de las sensaciones que más sosiego, paz y tranquilidad aportan. Y tú eres la primera persona a la que has de perdonar. No odio a ninguna persona en el mundo, y no hay nadie a quien considere mi enemigo. Sí hay, en cambio, bípedos a los que habría que incinerar, pero con igual desafectación que se desparasita de garrapatas a un perro o de arcallas a una ladilla (la arcalla es un parásito artrópodo que habita en las zonas inglinales de las ladillas; las arcallas, a su vez, están pobladas de colodrocos).

Y ahora traslado este meme a los siguientes destinatarios:

Sprocket (el de Sevilla)
Dilettante
Rakel Winchester
Duende
Siringa
Vailima
Samael
Oniric

Algunos de ellos no se prodigan mucho, pero voy yendo a avisarles en la medida en que me sea posible.

Je fais ce que je veux

Hay muchos lugares desde los que puede verse toda la ciudad de Barcelona, pero sólo uno en el que, además, tras tomar unos aperitivos y entrantes, puede una persona –o diez, en este caso- abandonarse a la gula en la más perversa de sus manifestaciones: el Club de Tiro Olímpico en la montaña de Montjuic, del que soy socio hace treinta años, y cuyo restorán es regentado por mi primo Jesús.

Tras de nosotros, la vista de casas, rascacielos, puerto, mar, y demás elementos ornamentales de mi turística ciudad; es borrosa, pues la cámara está configurada para que se nos vea el careto; a Dilettante, Imperator, Barachan, David Pujadas, Lumen Dei, Israelísimo, Koke, Nur, Pucky, y… la maravillosa cabeza parlante de Avestruz (es que casi todos tienen mote, cosas de la gente de pueblo).

La descomunal perola del centro de la mesa contiene ingentes cantidades de arroz caldoso con bogavante, y la verdad es que no hubo suevos de acabárselo, por más que nos esforzamos en fundirnos con dichos artrópodos en un proceso de fagocitación que duró horas, y, tras el cual, algunos bajamos a las galerías de tiro a expender plomo en diversos formatos; desde el 22 l.r hasta el aparatoso y atroz 45 ACP. David mostró ser un pistolero al que ni Lee van Cleef hubiese retado a duelo, ¿qué oscuros aspectos de su pasado nos habrá ocultado este muchacho?

La terraza exterior con sus vistas, las cervezas, la charla, el aire acondicionado y demás factores, dieron como resultado una tarde apacible y, sobre todo, nutritiva.

Un cumpleaños entrañable

Hace un par de sábados Koke me llevó a celebrar mi cumpleaños a un restorán muy bonito, en plan íntimo, pero así en compló, era una fiesta sorpresa; y allí me esperaba un grupo de amigos, y fui cumplimentado y agasajado, y me hicieron regalos, y grande fue mi regocijo. Y me pusieron a prueba el bofe haciéndome apagar de un soplido todas las velas -que no velitas- de una tarta. La cosa requirió de su esfuerzo, pues eran bastantes cirios, ya que con los dedos de las manos, y los dedos de los pies, Losco Johnes, y la apoya, todo suma veintitrés; y aún habría que multiplicar por dos para obtener la cifra. Lo pasé muy bien, la sorpresa fue muy grata, valéis todos vuestro peso en bonis, y pocas cosas hay más sabrosas que un boni.

Debajo puede verse una imagen al comenzar a salir del local, antiguo y clásico barcelonés. La mesa de la sala privada en que celebramos el evento, era tan grande y pesada que en lugar de un mueble se la podría considerar un inmueble.