Alba Celaya i Andreu

Hoy ha terminado la fase más complicada: el resultado de la amniocentesis y el examen posterior del médico han dado resultados positivos, MiniKoke está por tanto perfectamente, así que ya podemos pensar en un nombre para ella. O bueno, no, que pensar cansa mucho. Se llamará Alba, como su mamá, pues también nos han ofrecido saber el sexo y por suerte ha resultado ser una niña. Espero que se parezca a Koke.

La foto es de hace dos semanas, hoy no ha habido foto y las anteriores costaron, porque no para de moverse todo el rato. Pero se le ven la naricita y hasta los deditos del pie.

Gracias de todo corazón a los que nos habéis felicitado al saberlo.

Alba y Fernando

En el Casa Jaime

Un grupo de amigos solemos darnos cita, ya sea para comer o cenar, o preferentemente para desayunar *no muy temprano* algún sábado o domingo. En la foto de arriba y a los postres, Rossi y yo deglutimos un "Pastelito Pantera Rosa" de los de toda la vida, que suelo agenciarme en una tienda al salir de casa. Cada cual puede imaginarse en qué punto y de qué modo acabó la romántica ingestión, pero la foto está tomada por su marido de ella.


Koke y Rossi posan sonrientes, no estoy seguro de si se trata del Casa Jaime en este caso u otro establecimiento similar del barrio, pero sí lo estoy de que salimos siempre muy satisfechos con el trato recibido en el lugar. Un desayuno ahí puede derivar desde los consabidos suevos fritos con beicon, panceta o cansalada; hasta los pies de cerdo elaborados de diversas maneras, el bacalao frito con judías secas, las costillas o chuletas de cordero, o el tradicional "cap i pota" elaborado a partir de despojos -deliciosos despojos- del cerdo. Amén de callos con garbanzos, estofados, boquerones, sardinas, y si es la temporada, dulce de membrillo elaborado por ellos mismos, que acompañado con queso y como dicen los andaluces, quita er sentío.


Pero de los más gloriosos productos del Casa Jaime (donde pese a su nombre en castellano todos hablan en catalán), nos hallamos con el exquisito vino rosado o tinto que se guarda en sus barricas de roble en los altillos, y que por supuesto se puede acompañar de gaseosa. Alguna faria posterior y los habituales chupitos de orujo, acaban con consecuencias como la ingestión al alimón del pastelito de la foto de arriba, o mi infructuoso intento de peinarme en esta otra.

Priatnava apetita

Fer

Rincones en Londres

No hace mucho preguntó alguien en un determinado foro por rincones de Londres que merezca la pena visitar. Hace una par de años estuvimos Koke y yo, con nuestro amigo Sergio, en esa ciudad, y ese rincón de arriba nos pareció uno de los más bonitos. He de aclarar que es eso mismo, un rincón, no una esquina, no olvidemos que lo uno es lo contrario de lo otro, pues en un rincón llora agazapada la Zarzamora, y en una esquina ejerce su oficio la ramera. Así pues, en inglés existe "corner" para la esquina, y "nook" para el rincón.


Este otro rincón es asaz hermoso, y es difícil estar en él sin mojarse, pues docenas de chorros de agua fluyen del suelo, pero de todos modos en Londres es sencillo mojarse, ya que sin llegar al extremo de Bruselas, llueve casi a diario.


Y este otro rincón, que sonará a quienes han estado en la capital del Imperio Británico, es una muestra de hasta qué punto son céntricos los tres rincones mencionados, por lo que sugiero que en lugar de dar aquí sus señas, sea el propio paseante quien los encuentre durante un garbeo por tan bonita ciudad. Quienes no hayan ido nunca no deben olvidar llevarse prendas de abrigo. Si se trata del mes de julio, también hay que llevarse prendas de abrigo.

Fer

La realidad sobre el NO a Hitler en la frontera española

Sí amigos, otro de los grandes camelos de la historia es la leyenda orquestada por el régimen del Generalérrimo Franco, en el sentido de que el Caudillo en persona había evitado que España participase en la Segunda Guerra Mundial, o que nuestro país fuese invadido por las tropas alemanas en caso de una negativa.

La falsedad lo atribuye a una legendaria entrevista en Hendaya con Hitler en un vagón de tren, donde según la gran patraña, nos han hecho creer que el diminuto gallego torturó con su retorcida retórica al humanista austriaco, hasta hacerlo desistir en su empeño.

La realidad empero es muy otra.

El agente de la autoridad de la fotografía, y de ese modo expeditivo, detuvo a las tropas alemanas a su llegada a nuestra frontera.
He tenido acceso en mis archivos a algunas de las frases que tuvo que escuchar el oficial de la Wehrmacht que trataba de identificar su cuerpo de ejército ante el benemérito y probo agente:

- "los papele de los pánzere nostán en regla, shavá, asín que media güerta y vuérvete pa' Suiza o de donde coño vegái ustede".

- "y el largo ese que no se me ponga los brazo en jarra, que me lo yevo par cuartelillo y lo interroga Trebujena d'arriba-bajo, me cagon tó lo que se menea".


Es tremenda la cara de desconcierto que ponen los pobres alemanes, pero un tricornio es lo que tiene, que con él sobre la cabeza, hasta el Tercer Reich tiene que sacar los papeles -como puede verse-, y acatar la reglamentación dispuesta por la utoridás competente, militar por supuesto.


Guardia Segundo Trebujena

El barítono

¿Quién cantaría un aria en el salón de mi casa, delante de un tapiz del siglo XVIII, sobre una alfombra isabelina, vestido de smoking... y con zapatos de tacón?
Sin duda, sólo Xavier Bellés. Helo ahí, entregado a su arte.
Lumen Dei