La Tuna, mi hija, y yo

La Tuna de Derecho, con algunos de sus miembros en ejercicio desde hace décadas. Mi hijilla de seis años. Y este que lo es. Al filo de la medianoche, en el centro de Barcelona, donde ya es difícil encontrar a estos herederos de una tradición de una tradición que llega desde el siglo XIII.

(no es la misma foto que en anteriores entradas)



Merienda tras salir del cole

Mi nenita merienda en una pastelería tras salir del cole. Lo pongo aquí ahora anticipándome a las noticias de las 21:00.


Koke ha conocido al fin a la Tuna

Koke tuvo no hace mucho ocasión de conocer a la Tuna. Le expliqué que se trata de estudiantes juerguistas que van da farra por todas partes para divertirse, y me dijo mi nenita que le parecía un poco granaditos para ser estudiantes, que en la universidad ella, al visitarla a sus seis añitos, no había visto tantos calvos. En fin, le conté que cuando acaban de estudiar -si es que acaban- continúan siendo tunos durante mucho tiempo o en algunos casos para siempre.


Selfie Matutino

Alba​ y yo nos hemos hecho un selfie doble esta mañana.