Ser y estar, dos verbos que desquician al aprender español

No sé si el programa "First dates" del Canal 4 lo ve mucha gente, pero yo le echo alguna ojeada de vez en cuando...


Franco fue demoledor; la cosa, mediante traductores, era así como:

Adolfo: ¿Qué tal van las cosas?
Franco: ¿Eso será según y conforme?
A: ¿Qué quiere decir?
F: ¿En qué sentido lo pregunta?
A: ¿A qué se refiere?
F: Depende.
A: Aaah, eeeh... (mira por la ventana del vagón y toma un sorbo de agua, le cuesta tragarla) ¿Cuántos son ustedes como fuerza armada?
F: ¿Cuántos somos, o cuántos estamos?
A: ¿Qué diferencia hay entre ser y estar?
F: ¿En español o en alemán?
A: En alemán.
F: Yo no sé alemán.
.../...

Y así 9 horas laaaaaaargas. Desde ese día se le torció la guerra a Adolfo. Claro, el célebre pintor austríaco le dijo a Carlos Sobera que prefería ir al dentista que tener una segunda cita con el gallego aquel.

El afiladooooooooooor...

Citroën Dyane 6 modelo "Camioné", de afilado industrial. Ahora mismo (23-F de 2017) en el Paseo de Pereda, frente al mar. La avenida más señorial de Santander.


Nunca es tarde para presentarse en una red social

Nací a la tierna edad de nueve meses, tras haber sido un hermoso embrión y más tarde un simpático feto que divertía a chicos y grandes con sus pataditas y los antojos que provocaba en mi mami, que ahora tiene 84 años y fuma de haberme tenido que aguantar como hijo único vocacional que soy durante medio siglo.
Nací en mi casa, y fui de los últimos en mi pueblo porque uno o dos años después eso de nacer en casa fue suprimido y las mamás embarazadas empezaron a ser llevadas a hospitales de Pamplona (Navarra) a parir.
Por suerte cuando nací mi madre estaba en casa, sino… en fin, las cosas de partos y demás son un misterio para mí. Sólo sé que nací en la misma cama que mi padre, mi abuelo, mi bisabuelo, y así hasta hace mucho tiempo.
De niño me preguntaban a veces que qué quería ser de mayor, y mi respuesta era siempre “no”. Me refería a que yo no quería ser mayor, ni volverme arrugado, viejuno y canoso o calvo como las personas que me preguntaban eso. Entonces me matizaban que en qué quería trabajar de mayor, y me subía al regazo de mi abuela Sebastiana aterrorizado, porque yo jamás he querido trabajar en nada.
Nunca he sabido de dónde soy, porque en Cataluña me dicen que soy catalán, en Euskadi algunos me dicen que soy vasco, en Navarra unos me dicen que soy vasco y otros que soy español; y fuera de España procuro mantener la boca cerrada ante desconocidos para evitar que me pregunten si soy italiano o portugués, salvo si hablo en catalán en cuyo caso me dicen que soy español (eso me pasaba bastante en Bélgica, porque los belgas suelen veranear en la Costa Brava, como tantos otros europeos).
Es todo muy confuso.
Necesito el paisaje verde y el viento fresco todos los días del año, y vivir rodeado de mar en todos sus formatos; desde bahía, playa, acantilados, puertos; y por esa razón he acabado viviendo en Santander, capital del fideicomiso de Cantabria, donde en otoño los árboles adoptan tonos ocre, rojo, marrón y amarillo ya que aquí la flora es caducifolia. Un espectáculo maravilloso para los sentidos. Y romántico.
Amo la lluvia y las montañas, y aquí las montañas llegan hasta el mar. Pero con la lluvia me engañaron. Me aseguraron que aquí siempre llueve. Pero he vivido cuatro años en Bruselas donde llueve más de 300 días al año y el cielo es siempre gris plomizo y está a la altura de los tejados de las casas. El Paraíso, al menos para mí. En Cantabria en cambio hace sol y llueve poco, o al menos comparado con lo que yo esperaba.
Eso se compensa con esta gastronomía del norte, que es apoteósica, de modo que mi mujer y mi hija llegaron a esta tierra verde y norteña hace diez meses, pero yo en cambio llegué hace diez kilos, que es lo que he engordado con esta orgía de peces, mariscos, carnes, guisos, cocidos y postres de todo tipo de esta tentadora Gomorra de la gula.
De mayor sigo sin querer ser nada porque sigo sin querer ser mayor, y a mi padre que tiene 84 años le sucede igual por lo que no creo que en eso vaya a cambiar jamás.
Lo que más me importa y quiero en la vida es mi hija Alba de ocho años.
No existe posibilidad alguna de ofenderme. La ofensa es un sentimiento personal, como el rencor, el odio, y por supuesto el amor y el cariño. Puedo evitar sentir odio y no odio a nadie, no me ofende nada porque nada que escuche me importa tanto como para ello; en cambio no puedo evitar sufrir de amor, que es la cosa que más felicidad y dolor me ha causado a lo largo de la vida.
Mis aficiones no caben aquí, y las cosas a que me he dedicado o dedico son secundarias en comparación con una buena cena bien regada de vino, rodeado de amigos y con una buena charla sazonada por las risas y aún las carcajadas.
Soy multimillonario… en defectos, pero poseo un puñado de virtudes que suelen ser de utilidad para mí mismo o quienes me necesitan.
Y terminaré diciendo que, quien necesite una mano amiga, la encontrará al final de su brazo. Bromas aparte, me gusta ayudar cuando puedo hacerlo en el modo que sea.
Besos a las chicas y abrazos a los chicos.

Con el Rector de la Universidad de Asturias

Dos amigos y compañeros, y yo, nos reunimos el lunes en Asturias con el Rector Magnífico de la Universidad de Oviedo, por razones de cooperación profesional, formativa y asociativa.


EGO SUM PATER TVVS

Este documento de una grandiosidad excelsa, y latina. Una retrospectiva de Star Wars si el Imperio Romano no hubiese languidecido.
On behalf of Ramón Nogueras Pérez.


Un Renault 4 L en 2017

Esta reliquia, una joya del entorno rural de otros tiempos, estaba ayer aparcada en el centro de una ciudad moderna en 2017. Un Renault 4 L, un coche que a los más jóvenes quizá ni les sonará, y cuya palanca de cambio de marchas tiene un funcionamiento que entraña uno de los misterios más insondables para quienes jamás hemos conducido uno.


Las vueltas que da la vida para algunos

Wernher von Braun fue comandante de la SS, y responsable del diseño de las "bombas volantes" (Vergeltungswaffe) lanzadas sobre Londres y otros lugares para luchar contra los aliados en la SGM.
Tras la guerra pasó a ser el más importante diseñador de cohetes espaciales de la historia, director de los programas para llevar el hombre a la luna, y de los misiles ICBM nucleares de USA
En la siguientes secuencia de fotos puede verse a nuestro héroe 1. con los máximos mandatarios nazis en sus operaciones para tratar de borrar Inglaterra del mapa, 2. sonriente y feliz al "entregarse" a los soldados de USA acabada la guerra, y 3. en el coche oficial del Presidente Kennedy dándose un baño de multitudes como prohombre norteamericano (con acento alemán como el Dr. Strangelove al que inspira en la pelícua, claro).




Capricho arquitectónico alemán

La Tour Eiffel de París y el Atomium de Bruselas tienen un hijo que vive en Dessau, Alemania. Esto nunca se dice de un recién nacido pero ...que poco agraciado les salió el crío. Parece que en cualquier momento va a empezar a disparar rayos láser contra los humanos. O que va a echar a andar... o a volar, que veo que tiene dos alicas.

Como abanico, algo aparatoso. Como umbráculo, demasiado luminoso. Como invernadero, demasiado ventilado. Como púlpito, poco creíble. Como edificio, poco habitable. Como escultura, megalómana. Como pintura, constructivista, pero demasiado gruesa. Se diría una una lámpara de sobremesa diseñada por Santiago Calatrava.



Cetrería en Mongolia

Un cetrero mongol. Esos no compran el halcón / águila como los emiratíes árabes (allí es el deporte nacional), franceses o españoles; esos lo capturan en el nido, y se lo llevan a vivir a la yurta en que habitan para que se acostumbre a los humanos. Cazan con él a caballo, no de pie. Y cazan para comer, no por deporte. Los cetreros mongoles son de lo más grande y auténtico que queda en este planeta.


Ensayo sobre visiones de fantasmas

Entre los libros breves que pueden ser interesantes a personas con inquietudes, este ensayo de Schopenhauer se aparta de su habitual estudio filosófico, pero pese a su título no entra ni por asomo en lo paranormal (hablamos de un nihilista de tamaño natural). Es una obra divertida, interesante, y también inocente, porque busca -a mi modo de ver- con los rudimentos del siglo XIX en psicología, neurología o psiquiatría, el porqué de que se produzcan "visiones espectrales". El título lo dice todo, y es un librito de 146 páginas que se lee en poco más de un rato.

ISBN: 84-7702-217-8


El paso del tiempo

He llegado hasta este vídeo que reflexiona sobre el tiempo con imágenes y música. Me parece, al menos, bonito y bien montado; es de un actor de doblaje con formación en redes sociales, de ahí que, más allá del contenido, es agradable de ver y además breve.

El sentido de casi toda la UE en la OTAN

Si Trump no necesita a la UE, la UE tampoco necesita a la OTAN. La URSS no existe hace más de un cuarto de siglo y era la única y verdadera razón de ser de la Alianza Atlántica, y el único país de la OTAN que ha necesitado ser defendido es precisamente USA tras los ataques del 11-S de 2001. Seamos realistas: con Trump, no hay alianza atlántica, él ha dicho a la premier británica que el Brexit es "maravilloso" para el RU.
La actitud de la administración Trump se encontraría el mejor sopapo en los morros (y el RU fuera de la UE también) si los países de la Unión abandonasen en masa la OTAN y creasen su propio sistema de Defensa, absolutamente al margen de los anglosajones que tanto asco nos tienen.
No sé qué están esperando los líderes europeos para jugar esa excelente carta. Dudo que nadie tema que Rusia invada a la UE, les costó más de dos décadas llegar a hacerse con Chechenia (que es como Cáceres y está allí mismo) y aún no la tienen del todo bajo control. Y en Ucrania desde luego no han entrado.
Y sí, sin duda es posible y además se está planeando y se está trabajando en ello.


Y la escisión ya está prevista.


La UE está en un momento de transición, pero la desaparición al fin del RU de la Unión, y la actitud hostil y retadora de USA, pueden permitir al fin que el núcleo de Europa (de la que el RU no forma parte igual que Marruecos que está aún más cerca) sea al fin una realidad geopolítica y la primera o segunda potencia del mundo en todos los sentidos.

Hacía años que nada me satisfacía tanto

Hacía años que nada me satisfacía tanto

Hoy mi niña, después de estudiar duro, ha tenido los dos primeros exámenes del trimestre (3º de Primaria). Ha sacado 10 en Ciencias Naturales, y 9,5 en Ciencias Sociales.

Es un colegio duro, lo elegí por eso, pero tenía miedo de cómo irían las cosas. Por ahora sólo podrían ir 0,5 puntos mejor. También sacó 10 en francés, pero eso no lo cuento porque su madre y yo hablamos francés (de haber vivido años en ese idioma).

Mi niña es la primera de la clase.

Ante los teleoperadores

A Pedro le ha llamado hoy un comercial tan manipulador y petardo que él no pensaba que pudiese existir gente así. Esta ha sido la conversación:
- Pedroooo!! (Tono de amigo fraternal que lleva años sin verte y corre a darte un abrazo) Soy fulano de cual, llamo de (no sé qué empresa de mierda que capta gente para que invierta en el Forex)!!!!
- No me interesa, lo siento
- ¿!Pero cómo lo puedes saber si aún no te he explicado nada!?
- No me interesa el Forex, lo siento 
- ¿No le interesa ganar dinero?
- Lo siento, estoy trabajando
- Ah, pues mira, abre esta página en el ordenador...
- Lo siento, es que estoy trabajando (ya medio cabreado, los compañeros ya riéndose porque tenía el volumen del teléfono alto y se enteraban de la conversación, además el tipo casi gritaba)
- ¿Y prefiere seguir ahí trabajando para otros (tono de quien es condescendiente con un pringado en un trabajo de mierda) en vez de estar ganando dinero con nosotros?
- NO me interesa
- ¿No le interesa ganar dinero?
- Estoy trabajando y NO me interesa

Cuelga directamente, como ofendido...

Propongo diversas técnicas para combatir este horror, pero a mí ya no me llama nadie hace años.

Como suelo tener tiempo libre, descuelgo y veo de qué se trata, y voy diciendo "sí..." ... "sí"... (no escucho lo que dicen). Al cabo de mucho rato les digo hablando muy despacio: “a ver, explícame eso, es que no he entendido nada”. Y repito la secuencia hasta tres horas si hace falta. Sé que cobran por resultados y en muchos casos sin otros ingresos que los resultados, por lo que su tiempo es importante.

Otro hábito que tengo es decir, al descolgar a teléfonos desconocidos, chorradas del tipo "Ave maría purísima, herebano" (con voz de cura preconciliar); o "Heil Hitler!", o contestar en hebreo, o "Comandancia de la Guardia Civil, dígame", o cualquier otra sandez. Eso desanima mucho.

Mano de santo es contestar en catalán, y no cambiar de idioma pase lo que pase; eso les crispa sobremanera, y te llaman "maleducado" para colgar después casi en el 100% de los casos.

Y por último, también hago lo que propone Francesc; dejo el teléfono sin colgar encima de la mesa y sigo a lo mío. Ya cuelgan ellos, supongo, un día u otro. Esto es lo más habitual porque no siempre estoy con tanto tiempo libre.

Pero reconozco morbosamente que me ponen las llamadas de los teleoperadores por lo mucho que te puedes divertir con ellos. Al caso de Pedro, por ejemplo, le hubiese dicho que no trabajo ni lo necesito, que soy rentista millonario, un terrateniente andaluz con varias ganaderías y un molino de maíz que funciona con energía fluvial. Y que una vez vi un dirigible.

Pierre Marcolini, Bruxelles

Ayer recibí de Bruselas una caja con dos cajoncitos de bombones Pierre Marcolini, la fábrica más reputada que existe en el mundo. Los pedí por lo deliciosos que son, y por nostalgia ya que en Bruselas Alba y yo vivíamos en la plaza de la sede central. Como veo que se van acabando a manos (a boca) de mi mujer y yo, cuelgo estas fotos de la cajita recibida con los bombones que aún quedan, y la tienda en la Place du Grand Sablon.




Gifts de Koke con sus abuelitos

Koke en Navarra con sus abuelitos, dos gifts graciosos.



Mi regalo de Reyes

Me he levantado muy temprano y veo que los Reyes Magos ya me han traído el regalo que les pedí, esta libretita; aquí voy a anotar taaaaaaaaaantas cosas...


Hace Sólo 80 Años

Hace solo 80 años, y ahora que las cosas parecen estar tan mal en muchos sentidos, la jornada de trabajo no estaba definida (eran frecuentes las de 15 y 16 horas), no había derecho a asistencia sanitaria, los únicos festivos eran los domingos, día de Navidad, Año nuevo y Viernes Santo.
Los empleados de las tiendas (que eran un sector con cierto desahogo) dormían bajo los mostradores de los comercios. No había sueldo mínimo ni pagas extras (los meritorios no cobraban absolutamente nada) y el sueldo de un obrero daba lo que se dice para alquilar una casa, que hoy en día nadie llamaría así, y comer (me refiero a legumbres y algo de cerdo o bacalao).

No había una legislación que protegiese los puestos de trabajo, y un obrero podía verse en la calle simplemente porque su patrón lo decidiera (lo que muchas veces les obligaba a transigir con condiciones abusivas). La ropa (la que se llevaba puesta) tenía que utilizarse durante años, y solo se tenía la de trabajar y la de los domingos. Cualquier enfermedad o accidente, incluso contraída o sufrido en el trabajo, si no le costaba un despido sin indemnización, sí suponía que no se le pagasen los días no trabajados (no había paro ni seguridad social ni asistencia sanitaria ni programas de asistencia social ni pensiones por larga enfermedad ni -mucho menos- no contributivas).
No había pensiones de jubilación; un anciano dependía por completo de su familia, y quien no la tuviese o ésta no estuviese en condiciones de mantenerle, tenía que irse a un asilo, donde se veía en condiciones infrahumanas hasta su muerte.
Eran las condiciones de un trabajador. Un hombre que conseguía con su trabajo sus propios recursos. Si hablamos de huérfanos, madres solteras, minusválidos, deficientes mentales, enfermos crónicos... etc. la cosa da mucho más de sí. Si luego vamos a la situación a finales del siglo XIX, tendremos para quedarnos pensando, y si ya nos vamos a ciertas formas en donde aun existía la esclavitud (y solo hay que retroceder 150 años para ver marcar con hierros al rojo a la gente) entonces quizá debamos estar más que felices de vivir en este nuevo siglo.
Que tiene mucho que mejorar, sin duda, pero conviene echar la vista atrás con objetividad a veces antes de pensar que vivimos en un mundo catastrófico.

Alba y Papi el 24 pasado en Navarra

Mi padre, y Alba, mi mujer, hace un par de semanas en Navarra.


Día de la Caza, octubre 2016

A mediados de octubre de cada año se abre la temporada de la caza en mi pueblo, en Navarra; y el Ayuntamiento de la villa organiza fiestas y fastos de todo tipo. La tradición dice que los pescadores salen a pescar, y los cazadores a cazar, pero lo cierto es que ya apenas quedan ni caza, ni cazadores. Por ello, se compra carne de animales de los que antes se cazaban, y se organiza una fiesta al más puro estilo del final de los episodios de Astérix.

También se sueltan vaquillas por las calles del pueblo, sin que se les someta a daño, tortura ni acoso algunos; sencillamente quien quiere corre delante, detrás o al lado de ellas, y después regresan a los lugares en que habitan (no entiendo del tema ni me interesa el mundo taurino).

En fin, este breve vídeo trata de resumir en unos 20 segundos el evento en cuestión, y he de decir que los peces sí que se pescan de verdad, y los cocina desde hace 32 años mi amigo Santi, que aparece enorme como es él a mi lado en la primera imagen.


Jabón de anos

Con almendra y miel... espero que este producto se use sólo para la higiene y nada más. Aunque en Jijona y Alicante les sonarán los ingredientes.


¿La verqué?

"La verdad os hará libres"... además de falsa, es una de las frases más chorras que he escuchado o leído.
"Tu verdad", "su verdad", "mi verdad"... ¿la verdad de quién?; ¿o acaso los libros de historia dicen lo mismo sobre todos los hechos y los narran igual sin importar quién los escriba?

Con qué frecuencia olvidan además los asertivos (y pocas personas conozco más asertivas que yo), que la verdad sólo podría serlo en caso de tratarse de "toda la", "y nada más que la"; lo cual me atrevo a asegurar que no existe, a la vista de tantas veces como he escuchado y leído opiniones de personas. Pues eso, cada cual con "su" verdad sazonada con los respectivos matices de cada uno.

Interesante debate el que he abierto en Facebook con esta parida, y es que al final las redes sociales te aportan buenos ratos de entretenimiento y diversión.

Adiós a la medianoche

Tras la medianoche, ya el 1 de enero me llamaron mis amigos y empezó la juerga, y yo abstemio no soy. Después todo se tornó borroso hasta llegar el amanecer.


Sentarse a la mesa el 31 de diciembre

Aperitivo a la cena de Nochevieja, a base de un cuarto de kilo de angulas (de las de verdad, de Aguinaga), elaboradas según fórmula tradicional por mi propia persona con foto borrosa por la emoción; bien de picante y bien de ajo dorado, y botella de Moët & Chandon para regar convenientemente. Es un gran privilegio que a nadie más en mi familia le gusten las angulas.

Pero añoro las cocinas antiguas, ahora hasta en las casas de cuatrocientos años son vitros de convección que no admiten perolas de barro.


The Mormon Tabernacle on Temple Square in Salt Lake City

El inconmensurable Coro del Tabernáculo Mormón interpretando una de las canciones más bellas que suelen abordar. Verdaderamente, es dentro de ese templo y con ese imponente órgano detrás, donde mejor suenan y más lindos se ven. Ahí lo dejo 😛

Tal vez les veamos actuar a finales de este mes de enero en Washington D. C., muy lejos de su Salt Lake City en Utah.


Una vida "natural", sería una vida miserable

Grande, grande artículo. Grandioso. Y con esta sazón de sarcasmo que me ha encantado:
"La ciencia es la herramienta más poderosa que tenemos para conocer, pero tiene sus limitaciones y una de ellas es que no puede demostrar que una cosa no ocurre."
On behalf of Ramón Nogueras Pérez.



Las Reinas Magas de Occidente

"Al día siguiente volvió el Principito.
–Hubiese sido mejor venir a la misma hora, dijo el zorro. Si vienes,
por ejemplo, a las cuatro de la tarde, comenzaré a ser feliz desde las tres. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto; ¡descubriré el precio de la felicidad! Pero si vienes a cualquier hora, nunca sabré a qué hora preparar mi corazón...

.../...
–Adiós –dijo el zorro–. He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve
bien sino con el corazón."

(Antoine de Saint-Exupéry)

Y con el corazón envío mis mejores deseos a todos: y para nuestro país, continente, y mundo; que desde que existen no han conocido un momento de sosiego en las relaciones entre los humanos.
La Navidad me fascina por aquellos a quienes les gusta y a los que les desagrada, por los que se emocionan y por los que la detestan. Se diría que estas fechas a nadie le son indiferentes, ya seas creyente, agnóstico, ateo, de otra religión no cristiana; o incluso si ni siquiera te has parado a pensar al respecto, se trata de días en que la mayoría nos acordamos de personas, nos reunimos con quienes más nos importan o lo intentamos, o al menos lo deseamos; y en muchos casos vivimos una sensación de magia y emoción sazonada con algo de melancolía y gasto compulsivo.
Hasta que pasan las Reinas Magas de Occidente con su carga de regalos, todo termina, y esperamos un año más a que esa rutina de la que habla el zorro al Principito se repita.


Árbol decorativo de 2016

Una año más, mi niña tiene su árbol decorativo. Esta vez lo ha dispuesto ella misma a su gusto, en el mirador que da a la calle. Compré el árbol, lo llevé a casa y lo monté. Y lo elegí pequeñito como ella para que llegase hasta arriba del todo al decorarlo. Hasta tiene lucecitas azules de led en forma de piña.


Reliquias de un mundo olvidado

Hemos encontrado la tienda en que compra la ropa para sus niños la Familia Addams. Este es el escaparate.


Había otras joyas, como este muñequito, según mi niña, "terrorífico".


Y este sensacional vestidito con más detalle, reliquia de un tiempo olvidado.


Para los más jóvenes; esta es la Familia Addams en su segundo período, con Raul Julià.


También en Santander pude fotografiar hace unos meses este escaparate con vestidos / uniformes de primera comunión. Jamás en toda mi vida había visto nada parecido a esto. Nunca. En ninguna parte.