Monkey 47

Seguramente la mejor ginebra del mundo. No falta en casa desde hace un par de meses y se ha convertido en mi gin de cabecera. Esta es la web de esta maravilla:




Esta delicia, suave, dulce, densa y aromática, se elabora desde hace sólo tres años en Schwartzwald (La Selva Negra), Alemania, y llegó a España hace apenas unos meses.





Debe el número de su nombre a los 47 botánicos con que está elaborada, y a los 47 grados que tiene, por lo que conviene añadirle hielo procedente de agua de excelente calidad y congelada lejos de nada que pueda pegarle olores no deseables. Hasta su corcho es especial con ese anillo metálico en medio.




Es conveniente añadirle lima exprimida y hojas de menta fresca (incluso bayas de enhebro, y todo ello fácil de encontrar y barato), que le darán un sabor más al uso de estas tierras, y lo ideal para hacer con ella un gintonic es utilizar tónica Fever-Tree. Si bien hay puristas partidarios de disfrutarla sola añadiendo únicamente hielo. Ambas opciones creo que son buenas. Las botellas son de sólo medio litro, y su aroma sencillamente es indescriptible.

La menta fresca.



La preparación en vaso es acertada.



Prefiero la preparación en copa porque una vez enfriada con el hielo, lo primero que cae dentro es la ginebra, y puedes olerla más y mejor en copa que en vaso.



La lima hay que cortarla por la mitad y exprimirla, y después con la corteza pulverizar el recipiente. Pero insisto en que también se puede tomar sola, es decir: con hielo.



La célebre tónica Fever-Tree, indispensable para disfrutar de los buenos gintonics.