Meisterstück 149

Montblanc Meisterstück 149

Algunos de los amantes de la escritura gustan de servirse de una pluma para componer en papel lo que la mente les dicta. Pocas cosas más gratas que deslizar el trazo del plumín sobre el papel con una resma delante, borrando aquello en lo que nos equivocamos, retocando, añadiendo, eliminando, y comparando la letra que tenemos escribiendo con pluma, con la que obtenemos al bolígrafo. No son pocos los escritores célebres que usan aún, o ya, o siempre, la pluma para escribir.

Amén de utilizarla para firmar domumentos importantes, como hacen tantos abogados, notarios, médicos, e incluso lampistas, que también he conocido el caso.

Como las Harley Davidson entre las motos, está entre las plumas la madre de todas ellas, la Meisterstück 149, de la firma alemana Montblanc, hela aquí:




Es célebre esta herramienta entre la fauna de los amanuenses hasta el punto de que tiene un determinado protagonismo en la novela “La sombra del viento”, la mejor que he leído en los últimos años, del español Carlos Ruiz Zafón. Amores y desamores, cuadros costumbristas, retazos humorísticos de gran genio, intrigas, misterios, todo se entremezcla en ese libro, cuya acción transcurre en Barcelona (la Bcn de hace tiempo), donde pueden ser visitados algunos de los lugares que en él se citan.

El caso es que esa pluma, la que da título a este opúsculo, me ha gustado mucho desde siempre, y el escritor le da, como digo, cierta importancia a la que aparece en las páginas del libro, atribuyendo su propiedad –en el pasado- a Victor Hugo, y acabando la novela, en la página quinientos setenta y cinco, con estas últimas palabras inclinadas (quien no conozca aún la novela puede saltárselo):


Para mi amigo Daniel, que me devolvió la voz y la pluma.
Y para Beatriz, que nos devolvió a ambos la vida.

Pues bien, se da la curiosa circunstancia de que en todo el libro, fuera de ciertos desfases de fechas que el autor ha reconocido y que no restan ni un ápice de encanto a la obra (da igual si por edad fulano pudo o no ser padre de mengano), sólo hay un error de ortografía, y es en las páginas cuarenta, y noventa y cuatro (hablo siempre de la versión del libro que no es en rústica), en ambas puede leerse la palabra “Meinsterstück”, errónemamente escrita, con esa sorprendente ene de más, sorpendente procediendo de un escritor tan fabuloso (para mi gusto y pese a que imita en ciertos aspectos a Eduardo Mendoza) como es Carlos, o en una obra que ha sido traducida a tantos idiomas y de la que se han vendido tantísimos ejemplares.

Cuesta entender que nadie haya notado el error antes de que el libro llegase a los talleres de imprenta.

Pero vaya, también es raro que que yo sea tan pejigueras de haberme dado cuenta.

Fer

PS. La palabra “pejigueras” no aparece en le diccionario de la RAE.

8 comentarios:

  1. Comenta Josep M. Albaigès que en este libro (para mi una de las novelas que más me ha movido interiormente, sin duda alguna) hay otro gazapo sorprendente, del cual yo no me dí cuenta cuando lo leí, y es mucho más evidente que el gazapo ortográfico de "Meinsterstück":

    Menciona Albaigès que está escrito en esta excelsa novela:

    "Barceló, que tenía buen corazón, pero a quien de tanto leer se le habían podrido los sesos como a Sancho Panza..."

    confundir al escudero con el caballero es, ciertamente un gazapón.

    Un saludo, y gracias por estas pinceladas personales tan interesantes.

    jmlandart

    ResponderEliminar
  2. Tomo nota y ya me ocupo de que tal vocablo se incluya en el RAE, que habiendo como hay tanto pejigueras suelto por el mundo, no disponer de tal palabra, no es de recibo.

    Es agradable leerte....pero esto.

    Y es la tuya la segunda recomendación que recibo sobre la "Sombra del Viento". A cambio, te recomiendo si aún no lo has leído, "El hombre duplicado".

    ResponderEliminar
  3. Los ESENIOS. (lo prometido es deuda,jeje).

    La cofradía de los Esenios ha permanecido oculta al conocimiento profano por lo hermético de su enseñanza, por la elevada misión que les correspondió cumplir y seguramente por no ser mencionados en la Biblia. Ellos prepararon el terreno para que la semilla de Jesús cayera en tierra fértil. El conocimiento oculto no ignoró a los Esenios, a diferencia del mundo religioso, filosófico y científico, a pesar que en el siglo I eran conocidos.Fue necesario el "accidental" hallazgo hecho en el interior de una gruta, en el año 1947, por un joven beduino, Mohamed el lobo, quien encontró las jarras de greda con rollos de lino recubierto de alquitrán o cera con escritos en pergamino y láminas de cobre ....etc,etc,etc.

    ResponderEliminar
  4. Coincido contigo en lo magnífica de la novela, independientemente del asunto que apuntas y algún otro que apuntaba Landart. La novela me sorprendió por su redondez, por su contundencia. De hecho, he leído todas sus obras anteriores que, aunque literatura infantil, ya apuntan las maneras de un buen escritor. Se decía que para el otoño pasado (2005) Zafón sacaría su segunda novela para adultos. Ha dejado California para volver a Barcelona. La novela no ha salido. Seguiremos esperando.
    Un saludo
    p.d. por cierto, cuando sea buena de verdad, espero que los Magos de Oriente me traigan una Montblanc, edición Julio Verne. Me gusta el azul.

    ResponderEliminar
  5. Interesantes vuestros comentarios... mmmh... una "Julio Verne" en azul, puede ser muy, pero que muy bonita:

    http://www.scription.de/katalog/montblan/jules_verne/jules_verne.htm

    Odi, ya era hora de que te descolgases con algo digno sobre los esenios.

    Jesús, gracias a ti.

    Fer

    ResponderEliminar
  6. Ya te he colgao lo de los Esenios en la momia de mi blog. Va sobre iluminados divinos, así que te jodes y te lo comes con patatas.

    ---------

    Pejigueras dentro de mis fueros, tiene una connotación más de llorica/pedigüeño/quejica, y se suele aplicar a los niños.

    Para tu comportamiento perfeccionista en lo ortográfico que yo también practico, me resultan más acordes los términos “picajoso”, “pijotero” (seguramente provenga de pijota) o puntilloso. Escrupuloso tiene matices que lo hacen impropio, como determinadas prácticas sexuales entre determinados jefes salidillos y determinadas becarias de madre más que espabilada.

    ----

    Bueno, por hoy, fin de la ronda.

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    Mentiría si dijera que no me gustó "La sombra del viento", pero cierto es que aburre un poco encontrarse el mismo patrón argumental en todas las obras de este hombre. Me quedo con la primera, "El príncipe de la niebla".

    ResponderEliminar
  8. Doncs jo he trobat dos errors histórics fonamentals al libre:
    1) Victor Hugo va viure al segle XIX i la firma Montblanc va crear-se el 1906 i la Meisterstück va sortir el 1924.

    2) Els forats a les parets de la plça de Sant Felip Neri no van ser produïdes per ràfegues d´ametralladora sino per la metralla de les bombes feixistes sobre la ciutat de Barcelona.

    Encara n´hi ha una altra, la línia 5 del metro no funcionava al 1955.

    A part d´això, el llibre excel.lent !!!

    ResponderEliminar

Comentarios: