Libros de antes para no dormir ahora

Echaré mano de cuatro curiosidades de mi biblioteca, pues es sabido que colecciono libros antiguos, y estos cuatro en concreto son de temática muy parecida y divertida -a mí me lo parece-:


"De masticatione mortuorum in tumulis" del pastor luterano alemán Michael Raft, publicado en 1728, trata sobre la masticación de los muertos en las tumbas y estudia las razones de ello. Era algo frecuente hasta hace un siglo ese fenómeno, y en el opúsculo se aborda ese asunto con singular perspectiva, desde el enterramiento en vida (relativamente común por aquel entonces por las precariedades médicas y sanitarias) hasta el presunto vampirismo y demás supersticiones de las mentes calenturientas...

"Los enterrados vivos y los falsos muertos: aportaciones a la creación del mito literario del vampiro"del monje dominico Agustín Calmet (Francés, obra de 1746); es una obra capital para los vampirólogos y los vampirófilos, que solemos disfrutar especialmente con este tipo de abordajes, en los que el folklore y la historia van destilándose de forma apasionante. A la hora de compilar los conocimientos sobre no muertos, visiones y fantasmas, el padre Calmet recurre a toda suerte de testimonios y documentos.

"De miraculum mortuorii" es una obra que irrumpe en el mismo terreno pero con un enfoque mas tétrico y espiritual, un pasaje traducido del latín viene a titular uno de los capítulos mas o menos así: "De como los muertos muerden el sudario en la tumba y los chillidos que emiten parecidos a los gruñidos de los cerdos cuando tiene hambre".

Tengo otra obra en vernácula (no en latín) del siglo XIX, "Despertar en la tumba" que aporta más luz si cabe a esta alegre y deliciosa materia, y trata sobre el porcentaje de enterrados vivos por aquellos tiempos en que la Medicina era muy precaria si es que se tenía acceso a ella o a los médicos, por cuanto siendo como es difícil diagnosticar el deceso, los sujetos que iban a parar a la tumba aún con vida llegan a estimarse entre el 2% y el 5% según la zona de Francia.

Y ya por hoy, felices sueños.

Galope con Zaragato

Popi, el martes pasado, galopando con Zaragato.






Eiffel: la verdadera protagonista

Me encanta la grúa, era mucho más alta que la torre. No debieron retirarla sino dejarla como la verdadera estructura humana más alta del mundo. Esa grúa lleva colgando 𝙡𝙖 𝙘𝙪́𝙥𝙪𝙡𝙖 𝙙𝙚 𝙡𝙖 𝙩𝙤𝙧𝙧𝙚, y está muchísimo más alta que la torre.



Los aliens aguardan pacientes su comida

Mira cómo pasean, Kodos; así sus carnes humanas se ponen magras para cuando les comamos.


Con Pedro Subijana en Akelarre

Unos días antes de empezar el confinamiento, el 28 de febrero, con mi amigo Crístian Galera, y con Pedro Subijana al entrar a cenar en su restaurante Akelarre de San Sebastián.
























El apuesto Ministro de Defensa de Putin


- Dame un beso, Vladimir.

- Ay, no sé, bobo..

Siempre te llevaré dentro, amigo Aurelio

Este viernes Alba y yo fuimos al restaurante La Mayor, de Santander, a protagonizar una mariscada. Conocimos entre otros a este bogavante de 1.100 gramos que llamamos Aurelio, nombre que tiene las cinco vocales. Más tarde Aurelio sufrió una autocombustión, y no tuve más remedio que darle sepultura en mi interior. Siempre te llevaré dentro, amigo.



Un gobierno incompetente - Shatner y Spader militares

UN GOBIERNO INCOMPETENTE

William Shatner (primer capitán del Enterprise) y James Spader. Lo he recortado del final del 9º episodio de la 4ª temporada de la serie Boston Legal.


El camarote para recorrer el mar Báltico

Salida de crucero por el mar Báltico desde Copenhague
27 de julio de 2019. Salida desde Copenhague de crucero por el mar Báltico. Vista del camarote (es como una habitación de hotel de 5 estrellas) y el puente gigante entre Dinamarca y Suecia. Alba va deshaciendo el equipaje.



Sol de medianoche

Sol de medianoche en el centro del mar Báltico, entre Finlandia y Estonia, no muy lejos ya del Polo Norte. Alba lo disfruta desde la terraza del camarote del barco. Ha sido un crucero memorable.



Pan a las gaviotas desde la terraza del barco

Estocolmo. Mi niña da pan a las gaviotas desde la terraza del camarote del crucero, con bastante respeto, miedo no, respeto. 30 de julio de 2019. Dice una palabrota y ya ha sido castigada por ello.


Este tiempo está loco

Este tiempo está loco. Hace justo una semana Alba y la niña iban así de abrigadas en la Unión Soviét... rtjem, perdón; en Tallin (Estonia) y en San Petersburgo (Rusia). En cambio hoy, sin haber cambiado de hemisferio ni de continente, hace un calor de espanto a orillas del Cantábrico.







Entrar en quirófano con música de Eric Clapton

Hace dos miércoles me operaron de colecistitis aguda. Una inflamación e infección grave de la vesícula. Fue todo muy rápido. Estuve 24 horas antes de la intervención con fuerte dolor, antibióticos y pruebas, y antes de bajar a la operación me duché, me rasuraron, me prepararon, y en definitiva me lo quitaron todo... menos el miedo; de eso bajé pero que bien servido.
Al meterme en el quirófano de pronto todo cambió, me hallé ante el equipo médico sonriente y amable, diciéndome cosas sobre la operación; que era por laparoscopia, que no me preocupase... sólo veía sonrisas y alegría, mientras de fondo sonaba una canción que me gusta mucho: Tears in Heaven de Eric Clapton. Subieron fuerte el volumen y entre sonrisas y alguna broma me anestesiaron con propofol (general e inmediata).

Tres horas más tarde desperté, todo fue bien y doce días después ya soy de nuevo operativo. El cirujano es ya amigo y mi especialista habitual. Me quedó un sabor de boca muy grato al contrastar la fría asepsia de la clínica con la cálida recepción con música en el quirófano. Nada menos.

Sorpresas que se lleva uno en las circunstancias más insospechadas.

Tears in Heaven

Would you know my name
If I saw you in heaven?
Would it be the same
If I saw you in heaven?
I must be strong and carry on
'Cause I know I don't belong here in heaven

Would you hold my hand
If I saw you in heaven?
Would you help me stand
If I saw you in heaven?
I'll find my way through night and day
'Cause I know I just can't stay here in heaven

Time can bring you down, time can bend your knees
Time can break your heart, have you begging please, begging please

Beyond the door there's peace I'm sure
And I know there'll be no more tears in heaven

Would you know my name
If I saw you in heaven?
Would it be the same
If I saw you in heaven?
I must be strong and carry on
'Cause I know I don't belong here in heaven

Una amiga, Victòria, solía cantarla de noche en un bonito bar de Barcelona acompañada al piano por Joan Miró, el antiguo guitarrista de Lone Star, un grupo español de los años 60's y 70's.

Geopolítica en Cáceres

He pasado tres días muy divertidos en Cáceres, atendido por personas maravillosas que me han tratado muy bien, conociendo un lugar en el que no había estado, y realizado un trabajo que me gusta mucho y que, por lo que me han dicho, ha salido bien. Una semana satisfactoria.


El faro de Santander

Aperitivo frente al Cantábrico en el bar del Faro del Cabo Mayor, en Santander.


Menú degustación en Arzar, San Sebastán

Crístian Galera y yo cenamos en el restaurante Arzak, de San Sebastián, el 22 de febrero. Laura Arzak pasó a saludarnos. Menú degustación con entrantes, primeros, platos principales, postres y entretenimientos finales. Maridaje de vinos a cargo de Mariano el sumiller. Arzak fue el primer tres estrellas Michelín de España y mantiene el puesto desde hace casi cuatro décadas.